sábado, 27 de febrero de 2016

Del ruido a la armonía




He grabado mi clase de flamenco de tercer curso de enseñanzas básicas en mi conservatorio de danza. Desde muy pequeña siempre me ha gustado la música y el baile flamenco. Siempre me ha parecido una combinación muy hermosa y, al mismo tiempo, muy difícil. Ahora, en mis clases, tengo la gran suerte de comprender que ambas cosas responden a un mismo esquema: ritmo y armonía. Desde el ruido inicial que hacemos mis compañeras y yo al prepararnos para iniciar el baile, tocar la guitarra y las palmas, poco a poco, se va creando un ritmo armónico entre todas estas manifestaciones artísticas que me produce una gran satisfacción: las palmas tienen el mismo ritmo que el zapateado, y ambos responden también al mismo ritmo que marca la guitarra: ¡Ha nacido una representación flamenca! ¡Me emociona participar en algo tan hermoso!

Marta Jiménez Serván
CEM La Palmera (Sevilla)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada