domingo, 28 de mayo de 2017

EL FANTASMA DE CASARÁS



La excursión comenzó sobre las 9:00 h. en Valsaín
Primero fuimos hasta Peñalara, donde hicimos un pequeño descanso y seguidamente continuamos el viaje hacia  la Camorca, que fue sin duda la parte más cansada porque había una cuesta muy larga y empinada. En la Camorca, cerca del refugio, merendamos durante una hora y luego seguimos nuestro camino hacia la Fuenfría donde comeríamos.
Antes de legar a la Fuenfría pasamos por el Convento de Casarás del cual quedan unas pocas piedras. Este convento es el escenario de una leyenda:

En el siglo XIV, Hugo de Marignac, que era un caballero de Castilla, guardián de un tesoro y hombre de confianza de la reina, había ocultado las riquezas de la orden del Temple en el convento de Casarás.
Hugo se enamoró de una dama de la corte y,  tras varios intentos de conquistarla, ya desesperado, recurrió a un hechicero que habitaba a los pies de la sierra de Guadarrama.
Este le propuso un trato: el amor de la dama a cambio del tesoro del Temple. Hugo aceptó.
Pero el hechicero malvado convocó a un espectro y el caballero, confundido, clavó la espada al espectro. Después, el hechicero confesó que lo que había atravesado, en realidad, era su amada y Hugo, lleno de rabia, le mató.
Tras este terrible suceso, él mismo se suicidó por la pena  y desde entonces,  su fantasma vaga por los montes de Valsaín.


Después de la breve parada en Casarás retomamos la marcha hasta la Fuenfría donde comimos y, por último, bajamos por un camino paralelo al Camino  Schmidt hasta el río Eresma. Allí estuvimos bañándonos un rato y finalmente cogimos el autobús para llegar al instituto a las 5:30 h.










Trabajo realizado por Cristina Fernández Herranz, 3º de ESO, IES María Moliner de Segovia

No hay comentarios:

Publicar un comentario