miércoles, 17 de mayo de 2017

Ludy

Mi objeto sonoro, es mi perro. Cada vez que pide comida nos persigue a todas partes.
Cuando no le hacemos caso o queremos que haga algún truco o por castigarle por haber cometido alguna falta, le bromeamos con la comida o chucherías que él tiene para cuando se las merece.
La verdad es que cuando Ludy, mi perro, entró en nuestras vidas, estas cambiaron para siempre. Todas nuestras atenciones fueron destinadas a él, veterinario, comida, noches sin dormir por él, desvelos para sacarlo a pasear... en fin, todas esas responsabilidades que adquieres al introducir una mascota en tu vida, pero que luego en el fondo, sabes que es lo mejor que te podía haber pasado en la vida.
A parte de mi perro he tenido un canario, pero este lo tuve con 3 años y poco, no me acuerdo mucho de él, solo sé que se llamaba Pillín, y a parte, tuve dos peces, que entonces ya era más mayor como para acordarme, uno se llamaba Nemo y el otro Colorín.
Pero sin duda el mayor tesoro que he tenido a lo largo de mi vida, es mi perro Ludy, al que nunca me cansaré de hacer bromas y de quererlo. Belén Martín de las Pueblas Parreño 2º Bachillerato IES Isabel Perillán y Quirós

No hay comentarios:

Publicar un comentario