miércoles, 8 de junio de 2016

El caballo




Cuando Dios quiso crear al caballo dijo al viento del sur:
- De ti produciré una criatura que será la honra de mis allegados, la humillación de mis enemigos y la defensa de los que me atacan.
y el viento del sur respondió:
- Señor, hágase según su deseo.
Cogió Él entonces un puñado de viento y creó el caballo diciendo:

- La virtud inundará el pelo de tus crines y tu grupa. Serás mi preferido entre todos los animales porque te he hecho amo y amigo. Te he conferido el poder de volar sin alas, ya sea en el ataque o en la retirada. Sentaré a los hombres en tu grupa y rezarán, me honrarán y cantarán aleluyas en mi nombre. Ahora ¡ve y vive en el desierto durante cuarenta días y cuarenta noches!  ¡Sacrifícate! Y aprende a resistir la tentación del agua, broncea el color de tu cuerpo y aligera tus músculos de grasa, porque del viento vienes y viento debes de ser en la carrera.





Realizado por Sara Duque Redondo, 3º ESO, IES María Moliner, Segovia

No hay comentarios:

Publicar un comentario