domingo, 1 de junio de 2014

Una tarde más en Palazuelos




Una tarde mas viendo pasar la vida por la ventana mientras estudio folios con letras. El cielo nublado me recuerda que no tengo nada mejor que hacer, abro la ventana y todo sigue igual que ayer, y me apostaría mis ahorros a que mañana todo seguirá igual. Siempre estarán los mismos pájaros silbando, interrumpiendo el silencio y posándose en las ramas para llamar mi atención y distraerme de lo que de verdad importa, la mosca que acaba de entrar por la ventana. La gente que pasa por mi calle me ve hacer aspavientos con las manos para sacar a la mosca fuera de la habitación, me miran como si fuera un loco, yo les echo la mirada de "dejad de miradme" y sigo a lo mío. El silencio en mi calle se convierte en una utopía, ya sea por un niño que llora detrás de su madre, o por una niña que habla con una amiga suya por el teléfono y le dice que le gusta un chico de su clase, o por un simple coche, como podemos oír en la grabación.
Además, por mi calle siempre pasa la misma gente. Siempre pasa la anciana del bastón, el chico que sale a correr todos los martes y jueves, las señoras del "chihuahua", el señor del "galgo", los chicos que van al entrenamiento de fútbol...

Se puede decir que mi calle es una calle tranquila, pero siempre me distraigo con lo que se ve y oye mas allá de la ventana, y siempre hay algo que interrumpe el silencio, pero si partimos de que el silencio no existe no me puedo quejar de que haya ruido.





                                                    Ver Una tarde más en Palazuelos en un mapa más grande


Realizado por Fernando Grande, de 1º de Bachillerato del IES María Moliner de Segovia



No hay comentarios:

Publicar un comentario