miércoles, 20 de marzo de 2013

Un paseo por mi edificio.

Camino por la calle, hace buen día, se acerca la primavera, a medida que voy andando voy recordando mi infancia, esos años en los que no tenía preocupaciones, llego a mi edificio, meto la llave en la cerradura y en ese momento experimento una sensación que últimamente tengo muchas veces, un dejá vu. Entro en el portal, experimento una sensación de frescor que me sigue pareciendo una de las mejores del mundo, escucho el eco hasta de mis propios pasos, me acerco al buzón e introduzco la llave, después me dispongo a recorrer el camino que me separa del ascensor, subo el peldaño y aprieto el botón, se abren las puertas y entro, subo hasta el primer piso y aún recuerdo la forma de la que me enteré donde iba a vivir pero esa es otra historia. 
Podría haber entrado directamente en casa pero en lugar de eso sigo subiendo pisos, esta vez por las escaleras, no quiero perderme detalle, veo cada vez más cercana el momento en que tenga que iniciar una nueva vida en otro lugar, subo un par de pisos más, intento capturar  todos los detalles que puedo y luego bajo a mi casa, toco el timbre, en el momento en el que se abre la puerta oigo a mi hermano gritar y vuelvo a la realidad.


Ver El sonido que habito en un mapa más grande
-Daniel Nuñez

1 comentario:

  1. Poético paseo por tu edificio hacia tu mundo interior. Breve pero muy bien escrito. Enhorabuena

    ResponderEliminar