miércoles, 27 de marzo de 2013

Una tarde con Mischa Maisky

El viernes 18 de Enero algunos alumnos de Violonchelo del Conservatorio de Ponferrada tuvimos la suerte de asistir a un emocionante programa doble con el gran Mischa Maisky: entrevista y concierto junto a la OSCYL dirigida por Damian Iorio.
La cita era en el Auditorio Miguel Delibes de Valladolid, a más de 200 Km de distancia, así pues a las 16:00 ya estábamos en el autobús rumbo a nuestro destino.


Ver ESQHIESBFprueba en un mapa más grande 

Llegamos en torno a las 7 de la tarde, recogimos las entradas que teníamos reservadas y casi sin solución de continuidad la jefa de prensa nos acompañó a la sala VIP donde tendría lugar la entrevista.
Apenas nos habíamos acomodado cuando llegó el gran violonchelista al que recibimos con un largo y sincero aplauso.
Nuestro compañero Miguel Angel se encargaría de formularle las preguntas que traíamos preparadas y que habíamos redactado entre todos, días antes en clase.

En todo momento se mostró cordial y afable, contestando extensamente a todas las preguntas, bromeando en algunos momentos, accediendo a fotografiarse con todos al término de la entrevista y firmando ejemplares del programa, y eso hasta 5 minutos antes de empezar el concierto. Vamos, todo lo contrario a lo que esperas de un divo, de un número uno mundial del violonchelo, alumno aventajado y heredero de Rostropovich.


En este reportaje de El Norte de Castilla (por cierto, lleno de erratas) puedes conocer un poco más sobre su trayectoria vital.
Después vendría el concierto. Todo un lujo de programa: Glinka, Respighi, Chaikovsky y Shostakovich.
La OSCYL sonó fantástica en este moderno auditorio construido enteramente de madera, con una acústica cálida y muy matizada y dirigida con gran energía por Damian Iorio, que curiosamente no es el director titular de la Sinfónica de Castilla y León, de baja por motivos de salud.
Eso sí, no tuvimos suerte con las entradas, pues nos tocó en la parte de atrás y solo veíamos de frente al director.


De todas formas dicen que desde el punto de vista auditivo es el mejor sitio, pues estamos en la misma perspectiva que los músicos de la orquesta, los graves nos entran por la izquierda y los agudos por la derecha, cosa a la que está adaptada nuestro cerebro... Quien no se consuela es porque no quiere.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada