jueves, 18 de junio de 2015

La felicidad llamó a su puerta


 Y un día por fin, la felicidad llamó a su puerta.
Dicen que después de la tormenta siempre llega la calma... 
Aprende a disfrutar cada gota de lluvia y cada rayo de sol, las cosas buenas llegan cuando menos las esperas.

 







Realizado por Lucía Moreno, 1º de Bachillerato, IES María Moliner de Segovia










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada