viernes, 17 de mayo de 2013




   He elegido este sonido porque como averiguaréis por el título, es un sonido que me recuerda a mis raíces, a mi infancia cuando iba al corral de mi abuela de pequeño y me acercaba al gallinero donde me paraba a darles de comer a las gallinas y a oír sus cacareos que no me había dado cuenta de lo que significaban hasta el día de hoy.
   Vivimos últimamente muy agobiados por los exámenes, trabajos y demás problemas en general, y no nos damos cuenta de esos momentos en los que eras un niño y no tenías mayor preocupación que escuchar a tus gallinas. Durante el corto tiempo que estuve el otro día en mi corral con las gallinas, me di cuenta de la tranquilidad que transmitía el estar en lo más natural que había en cinco kilómetros, noté unas especie de mezcla entre tranquilidad y orgullo al pensar que mi familia humilde, sin nada de lo que presumir y sin muchos bienes, son más felices que la mayoría de las personas ricas. Parecerá mentira, pero esto es lo que me inspiran las gallinas de mi abuela.

Fdo: Vicente Sánchez Álvarez



Ver El sonido que habito: gallo en un mapa más grande

No hay comentarios:

Publicar un comentario