martes, 14 de mayo de 2013

Entrenamiento de running.



   He elegido este sonido, el sonido de la libertad, el sonido del sentirse bien, porque es algo que forma parte de mi vida, de mí. Porque sin el sonido del esfuerzo,  de cada zancada, de cada respiración acelerada, no podría ser la persona que soy hoy. Escucharme esforzándome al 100% en cada entrenamiento hace que me sienta bien conmigo misma. Me da la satisfacción de saber que he cumplido un objetivo, el objetivo de no rendirme y mirar siempre hacia delante.


   También esto lo aplico en mi día a día, porque sin esfuerzo no hay recompensa. ¿De qué nos sirve superar barreras sin que estas nos opongan resistencia? Entonces no serían barreras. Pero los obstáculos existen queramos o no, y están para superarlos. Si te rindes fácilmente en algo que tienes como afición, ¿qué podrás esperar de ti en la vida diaria?
   Y es que viene bien también desconectar de todo este mundo lleno de avances tecnológicos para evadirse de la rutina y conectar con la naturaleza, y también con nuestra naturaleza, la del ser humano, la que nos ha dotado de dos piernas para correr. ¿Para qué si no? Si fuesen solamente para andar tendríamos dos palos de madera en su lugar. Sin embargo, esos dos palos de madera no nos habrían servido en el Paleolítico para cazar. Porque se cazaba corriendo. Y esta es el arma secreta del ser humano, aunque muchos lo desconozcáis. Aunque no seamos los más rápidos sí que somos los mejores fondistas de la Tierra. Pero tenemos un gran cerebro con el que hacer que todo sea más fácil (y no sé si esto es bueno o malo). ¿Para qué cansarnos corriendo para cazar, pudiendo capturar a los animales en granjas para luego matarlos cuando se nos antoje?
   Este es el sonido que yo habito pero también es el sonido que nuestros antecesores habitaron. 



Ver El sonido que habito "Entrenamiento de running" en un mapa más grande


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada