lunes, 3 de junio de 2013

EL SONIDO QUE HABITA EL MAR



Es oír la palabra playa y lo primero que se me viene a la cabeza es el verano. Creo que es una de las mejores partes, sin duda. ¿Que por qué me gusta tanto ir a la playa? Si tuviera que elegir una sola razón... ¡imposible! Me gusta demasiado. Aunque, por mencionar algún inconveniente, está la molestia de la arena; mucha gente estará de acuerdo en esto.
     Levantarte después de tomar el sol y estar rebozada en arena... no es muy agradable. Pero eso enseguida queda en un segundo plano cuando me centro en disfrutar de lo que más me gusta del mar: su sonido. Hasta el momento no he sentido nada más relajante que tumbarse en una toalla sobre la arena, cerrar los ojos y escuchar el sonido de las olas cuando rompen en la orilla mientras el sol te calienta la espalda. Pero tiene su secreto: hay que saber concentrarse en ese envolvente rumor y olvidar el barullo de la gente. Tanto si estás tumbada tan a gusto, como si estás dando un agradable paseo por la orilla, pararme a escuchar el sonido de las olas es una de las experiencias más agradables en este mundo.No solo me cautiva el sonido del mar; me pasaría los días de verano enteros en la playa disfrutando de la fina y cálida arena, los paseos recorriendo la orilla de lado a lado, las comidas en familia con preciosas vistas de fondo...

Mi verano no está completo si no voy al menos una vez a la playa y siempre intento convencer a mis padres para que así sea. Llegar, descalzarse, pisar la arena, colocar las toallas, adentrarse en el mar poco a poco si el agua está muy fría, tomar el sol mientras te secas, comer, vuelta a la toalla, otro baño, una ducha, última vista al paisaje, quizás una foto y de vuelta a casa. Son pequeñas rutinas que, si sabemos valorarlas, acaban por convertirse en momentos inolvidables.



Ver Playa de Samil (Vigo) en un mapa más grande

ALBA GONZÁLEZ
1ºBACHILLERATO
IES BERGIDUM FLAVIUM

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada